Coral Molina

antiguos conjuros egipcios

Antiguos conjuros egipcios para enamorar

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Desde que el hombre tomó conciencia de los poderes superiores a él, comenzó a realizar hechizos con el fin de obtener diferentes favores. Especialmente aquellos relacionados con el amor. Así lo demuestran algunos antiguos conjuros egipcios o de diferentes culturas, que sirven para conseguir la plenitud con la pareja deseada.

antiguos conjuros egipcios

Con el tiempo estos hechizos se han perfeccionado gracias el descubrimiento de cada vez más elementos e ingredientes. Ingredientes con el poder de atraer diferentes tipos de energía que se complementan entre sí, y ayudan a conseguir aquello que deseamos.

Sin embargo, hay hechizos que han trascendido a lo largo del tiempo. Su origen nos intriga y refleja la manera de pensar y particularidades de antiguas culturas.

Recientemente se pudieron descifrar un par de enigmáticos conjuros egipcios de 1700 años de antigüedad. Están escritos en papiro y servían, entre otras cosas, para conseguir amor.

Objetivos de los conjuros egipcios

Los papiros que se pudieron descifrar provienen del Antiguo Egipto. Están escritos en griego, lengua ampliamente utilizada en el Egipto de la época y tenían la finalidad de atraer el amor, sexo y someter la voluntad de los hombres o mujeres a los que estaban dirigidos.

En realidad, estos papiros tenían más de 100 años en las estanterías de varios museos. Fueron descubiertos en un antiguo vertedero de basura en Oxirrinco, pero fueron traducidos en el 2016 por Franco Maltomini, de la Universidad de Udine en Italia, quien determinó la naturaleza de los curiosos textos.

conjuros egipcios

Según Maltomini, uno de los textos invoca a los dioses para aumentar los sentimientos de una mujer amada hasta que llegue a amar a la persona que la quiere hechizar. Mientras que el otro está dirigido a un hombre, y usa una serie de palabras mágicas para subyugar su voluntad y que haga todo lo que la persona quería.

Asimismo, en la parte posterior del segundo papiro aparecen recetas para curar diferentes males como dolores de cabeza y lepra. Algunas de estas recetas eran realizadas con excrementos de animal con el objetivo de proporcionar placer.

 

Ninguno de los dos hechizos se dirigía a una persona en concreto, sino que estaban escritos para que la persona que los utilizara dijera el nombre de la persona a quien lo dirigía.

Los conjuros egipcios descifrados

El primer hechizo conjura a dioses gnósticos (parte de una antigua religión que integraba elementos del cristianismo) para que literalmente hagan arder el corazón de una mujer. Dice que quien quiere lanzar el conjuro primero debe quemar unas ofrendas en la casa de baños, pero se desconoce cuáles eran las ofrendas, ya que esa parte del texto se perdió por la degradación del papiro.

antiguos conjuros egipcios de amor

Además, la persona debía escribir un hechizo en las paredes de la casa de baños, cuya traducción, según Maltomini es la siguiente:

«Yo os imploro, tierra y aguas, por el demonio que mora en vosotros y (yo imploro) la fortuna de este baño para que, mientras que resplandecéis y ardéis y os quemáis, así queméis a (la mujer a la que se envía el hechizo) a quien (el nombre de la madre) portó, hasta que ella venga a mí…»

Después el hechizo nombra a varios dioses y palabras mágicas, que se traducen en algo similar a:

“sagrados nombres, inflamaos y quemad el corazón de ella…hasta que se enamore de la persona de mí”.

El segundo conjuro descifrado era para una mujer que quisiera despertar el deseo de un hombre. Le indica a la persona que lo quiere usar que debe grabar en una pequeña placa de cobre una serie de palabras mágicas, incluyendo una frase traducida como:

«somete a mí a (el nombre de la persona), quien (el nombre de su madre) portó…»

Esta placa se debía colocar en algo que la persona llevara encima, como una sandalia.

Si el hechizo tenía éxito, supuestamente debía forzar a un hombre a hacer la voluntad de quien lanzaba el hechizo.

Un hechizo de deseo del Antiguo Egipto

Además de los dos conjuros descifrados recientemente, y que podrían usarse por el que los requiriera, se conoce que existe otro caso de hechizo para conseguir al hombre deseado.

Este es otro papiro que tiene 1800 años de antigüedad y que se tradujo en la Universidad de Chicago. En él una mujer pretendía despertar el deseo sexual de un hombre.

antiguos conjuros de amor egipcios

A diferencia de los conjuros que ya describimos, este sí estaba personalizado. La mujer, llamada Taromeway intentaba atraer a un hombre que se nombra como Kephalas.

El conjunto está escrito en demótico e invoca a un “fantasma”, en este caso a un dios. Para que busque al hombre objeto del deseo y que, textualmente, le “procure una gran ansiedad por la mañana, por la tarde y todo el tiempo”, hasta que Khepalas buscara a Taromeway desesperadamente con “su órgano masculino buscando su órgano femenino”.

En el papiro aparece representado el dios con cabeza de cánido Anubis, dios egipcio de los muertos y el inframundo, disparando una flecha a la figura desnuda de Khepalas. La flecha de Anubis tiene la intención de infundir al hombre un profundo deseo por Taromeway, según los estudiosos.

La representación destaca el órgano masculino de Khepalas y hace alusiones astronómicas. Se piensa que Taomeway pudo pagar a un especialista para que escribiera el hechizo, tal vez un sacerdote de la época.

Otra particularidad es el contexto de este conjuro, ya que, según los investigadores, es posible que estas personas pertenecieran a grupos étnicos diferentes. Se sabe que Taomeway era egipcia, pero se dice que Khepalas y su madre tenían nombres griegos.

Por otro lado, estos conjuros egipcios no son los únicos, se conoce de otros hechizos de unión erótica de la misma época. Aunque normalmente eran usados por hombres cuando querían atraer a la mujer de sus sueños.

hombres egipcios conjuros

Sin duda resulta fascinante comprobar cómo los amarres de amor ya se utilizaban desde tiempos tan antiguos. Y las particularidades de estos antiguos conjuros egipcios tan interesantes.