Coral Molina

poltergeist de Rosenheim

Descubre todo sobre el poltergeist de Rosenheim

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Un poltergeist es un fenómeno paranormal perceptible, espontáneo y repetitivo que abarca ruidos o el movimiento, desplazamiento y levitación de objetos de manera inexplicable. Usualmente es de naturaleza violenta y se dice que es provocado por alguna entidad o energía que como humanos no podemos ver. Tal es el caso del poltergeist de Rosenheim

El poltergeist de Rosenheim es un suceso que comenzó en el año 1967 en un bufete de abogados. El bufete se ubicaba en la calle Konigtrasse de Rosenheim, en Alemania, donde comenzaron a ocurrir sucesos extraños. Bombillas que estallaban, lámparas que se balanceaban sin que hubiera ningún viento causando el movimiento o teléfonos que hacían llamadas sin que nadie los tocara.

Se dice que el caso de Rosenheim fue el más importante, estudiado y documentado de la parapsicología del siglo XX. El caso cuenta algunos secretos que vale la pena descubrir de a poco.

Historia del poltergeist de Rosenheim

Lo primero que comenzaron a notar los trabajadores del bufete en Alemania en aquel año de 1967 fue el mal funcionamiento de las líneas telefónicas. Durante sus llamadas comenzaron a notar ruidos e interferencias que terminaban en la terminación abrupta de la llamada. También sonaban todas las líneas del despacho al mismo tiempo y al descolgar no había nadie llamando.

Hasta este punto, el suceso se pudo atribuir a simples fallas telefónicas. De hecho, el encargado del despacho se puso en contacto con la compañía que había instalado la red telefónica para hacer el reclamo. Sin embargo, los técnicos revisaron detalladamente todas las conexiones y equipos, pero no encontraron ningún desperfecto. Igualmente decidieron cambiar toda la instalación por si había algo que estaban perdiendo de vista.

poltergeist de Rosenheim, oficina

Todo se comenzó a poner más extraño cuando el 20 de octubre de 1967, una lámpara sufrió un súbito apagón y el electricista notó que el tubo se había retorcido sobre sí mismo antes de fundirse. Después las luces se encendían o apagaban por bajones eléctricos que se producían sin motivo alguno. Los técnicos electricistas revisaron y cambiaron los cableados y fusibles, así como nuevamente todas las unidades telefónicas.

A partir de allí todo se complicó y los trabajadores del despacho empezaron a sufrir muchos más acontecimientos aterradores. Habían ruidos inexplicables que recorrían toda la oficina, pequeños objetos salían volando, los cuadros se giraban sobre sí mismos, cajones que se abrían solos, portazos, muebles que se desplazaban de un lado a otro. También hubo descargas eléctricas que los empleados sufrían cuando se ponían en contacto con sus herramientas de trabajo, como máquinas de escribir, bolígrafos, entre muchos otros.

Se tenía la teoría de que algún empleado estuviera cometiendo fraude o saboteando el despacho con alguna finalidad laboral, pero los fenómenos desafiaban toda explicación en términos de física convencional.

Herr Adam, el dueño del bufete, ya temía que en sus oficinas ocurría algo más que fallas técnicas y solicitó la ayuda de un prestigioso doctor en parapsicología.

Las investigaciones del poltergeist de Rosenheim

Hans Bender fue el doctor del instituto de parapsicología de la Universidad de Friburgo que lideró al equipo de científicos y físicos de diferentes especialidades encargados de investigar el caso.

Se instalaron equipos técnicos para medir los campos magnéticos, fluctuaciones del voltaje, cambios de temperatura y niveles acústicos e incluso de ultrasonidos. También se instaló un controlador muy potente para que registrara a detalle el tema de las llamadas telefónicas al azar.

En el informe de la Universidad de Friburgo se determinó que los fenómenos eran reales y ellos habían sido testigos. Además de que fueron observados y detectados por todos los instrumentos de medida. Asimismo, dijeron que los fenómenos parecían ser controlados por fuerzas con inteligencia.

¿Qué causó el fenómeno de Rosenheim?

Tras la observación de los acontecimientos, la investigación de Bender relacionó el poltergeist de Rosenheim a una auxiliar administrativa del bufete, Anne Marie Schnabel porque ella siempre se encontraba presente en la oficina cuando se desarrollaban los sucesos misteriosos.

poltergeist de Rosenheim Anne marie Schaberl

A Schnabel se le realizaron diferentes pruebas que determinaron que a su alrededor había fuerzas paranormales que la seguían a donde iba. Bender creía que la inestabilidad emocional de la chica, sus problemas y su alta excitabilidad, habían causado que desarrollara psicoquinesia o telequinesia. Es decir, que podía mover cosas con la mente, aunque lo hiciera de manera inconsciente debido a sus fuertes emociones.

Ella expresó además que estaba frustrada con su empleo y angustiada porque había roto su compromiso matrimonial en ese entonces. Anne fue despedida y los fenómenos increíblemente cesaron el mismo día en el que ella abandonó el despacho, y se dice que poco después se casó. Nunca se volvió a saber nada de ella ni del poltergeist de Rosenheim.

Artículos relacionados